La divulgación como compromiso ético de la investigación

Si, tienes un compromiso ético como investigador e investigadora con la divulgación ... incluso Galileo cumplió con su deber de dar a conocer sus descubrimientos, en tantos ámbitos, a las figuras de autoridad de su tiempo, con la intención de darlo a conocer al mundo entero...

Si, tienes un compromiso ético como investigador e investigadora con la divulgación.

Incluso Galileo cumplió con su deber de dar a conocer sus descubrimientos en todos los ámbitos, a las figuras de autoridad de su tiempo, con la intención de darlo a conocer al mundo entero…

Desde el principio de los tiempos la humanidad se ha hecho muchas preguntas, y los que intuían las respuestas las han ido ofreciendo.

El tiempo y la observación metódica de los acontecimientos nos ha dado el método científico y gracias a él, el conocimiento más o menos exacto, pero siempre pegado a la realidad de éstos.

“Después de todo, cuando estás enamorado, quieres contarlo a todo el mundo. Por eso, la idea de que la comunidad científica no hable al público de la ciencia me parece aberrante”.

Carl Sagan

La búsqueda de respuestas

La búsqueda de respuestas es inherente a nosotros como especie autoconsciente, necesitamos establecer algo de orden en el caos que nos rodea, y desde el principio, la humanidad ha dado la explicación de todos los fenómenos observables. El propio método científico es un producto de nuestra búsqueda del orden.

¿Por qué…?¿Qué causa..? etc… Hacernos estas preguntas es también parte de nuestro proceso de aprendizaje. Priemero a nuestros padres, luego a nuestros maestros, y luego, ¿a quien?

Pues a tí, querido investigador, que posees las claves del conocimiento, de tí depende responder estas preguntas, y de tí depende hacerlo usando la dialéctica adecuada, porque sino vendrán los vendedores de milagros a ocupar tu hueco.

Si no lo respondes tú… lo hará este

Pero hacerlo… ¿sirve para algo?

La respuesta es si, siempre. La actividad divulgadora es innata a la ciencia; incluso el propio Galileo valoraba la utilidad de la ciencia en funcion de su capacidad para ser comunicada.

Es cierto que no tiene un retorno evidente la mayoría de las veces, ni personal ni social y, ni mucho menos, económico. Pero sé consciente de que tú solo eres un depositario momentáneo del conocimiento, la ciencia estaba ahí antes de tí y permanecerá después de que te vayas, por lo que tu lugar es el de custodiar, ampliar y ser generoso con el conocimiento que has adquirido.

La divulgación y la chispa de la audiencia

En mis años de actividades con escolares y con personas ajenas al mundo de la ciencia en general he descubierto que las “chispa” de la ciencia prende con facilidad, que las vocaciones se despiertan con una o dos frases, o incluso con sólo estar ahí divulgando. Si despiertas ese ansia de conocimiento habrás dejado tu huella en la ciencia, la habrás hecho perdurar y además, dejarás menos espacio para los vendedores de milagros.

Conclusión

Termino mi charlas siempre del mismo modo, y este artículo también, voy a parafrasear a alguien que sabía mucho más que yo de comunicación y que decía “Comunica que algo queda” (Xavi Prats).

Yo te digo:

Divulga que algo queda

Un poco de autopromoción

Si quieres aprender algun truquillo que otro para tu comunicación sigue este blog, seguro que alguna idea que otra puedes sacar de él.

Carlos Nieto Andreu
Bilbaíno del 71. Observo, escucho y a veces me permito el lujo de opinar. En este blog se habla de comunicación y divulgación. No solo ciencia, aunque sea mi campo. Me encanta la comunicación y no se me da mal.